El kiwi ¡una fruta antiestrés!

El kiwi es una de las frutas más saludables que podremos encontrar. Entre muchas otras virtudes, es recomendable para las dietas de adelgazamiento, ya que sacia y contiene más de un 80% de agua.

Se le denominó “kiwi” debido a su parecido con el pájaro homónimo, muy popular en Oceanía.

Es originaria de un valle de China, aunque luego fue llevada a Nueva Zelanda, donde hoy se produce en enormes cantidades.

Definir su sabor, no es fácil, pero es una perfecta combinación entre el plátano, la fresa y la piña.

Es rico en antioxidantes y vitamina C
En el caso de la vitamina C, cuenta con 98 mg por cada 100 gramos de fruta. Esto indica que posee más cantidad que las naranjas y los limones; de hecho, es casi el doble. Este valor solo es superado por las guayabas y las grosellas. Una pieza de kiwi nos aporta más del 80% del requerimiento diario de vitamina C.

Se dice que el kiwi es una fruta ideal para los tiempos modernos. Debido a la gran cantidad de vitamina C, puede evitar el nerviosismo, la ansiedad y literalmente reducir el estrés.

Disminuye el estreñimiento
El kiwi es una fruta repleta de fibra soluble, por lo que ayuda en la digestión y mejora el tránsito intestinal. También es un gran aliado para prevenir el estreñimiento, por ello se recomienda consumir en el desayuno.

Sirve para adelgazar y eliminar la retención de líquidos
Tiene un gran porcentaje de agua y un nivel calórico intermedio (63 Kcal cada 100 gramos), por lo que permite bajar de peso y sentirse más saciado. A su vez, no posee demasiado sodio, lo que lo hace perfecto para las dietas de adelgazamiento y para perder agua, sobre todo en el caso de las embarazadas.

Esta fruta es un importante diurético y no debe faltar en la alimentación de los que sufren de obesidad o sobrepeso. Del mismo modo, es útil en casos de insuficiencia cardíaca o hepática.

Aporta al sistema óseo
Los minerales presentes en el kiwi: cobre, magnesio y potasio. Una pieza de la fruta cubre el 10% de las necesidades básicas de los tres.

En conjunto, el kiwi permite mejorar el desarrollo de los huesos y también el funcionamiento de los nervios, músculos y órganos, por lo que vale totalmente la pena incluirlo en la dieta diaria.