La “dieta Paleontológica”, ¿la conoces?

dieta-paleo

La “dieta Paleontológica”, también conocida como “dieta paleo” o “paleodieta”, tiene sus bases en la era Paleolítica, cuando nuestros ancestros cazaban y criaban como único medio para obtener sus alimentos. La teoría básica detrás de la dieta paleo es que si nuestros ancestros no lo comían, tú tampoco debes hacerlo.

Las comidas que se deben evitar según esta creencia

La paleodieta evita los granos como el trigo, la cebada, la avena, el centeno, el mijo, el arroz y cualquier tipo de comidas derivadas de ellos. Los productos lácteos como la manteca, la leche, el queso, el yogurth y los helados son también excluidos de la dieta. Tampoco debes consumir verduras con almidón como las papas, los tubérculos y las raíces. Las carnes grasas, los dulces, los jugos de frutas, las comidas procesadas y las que contienen sal excesiva como la panceta, las carnes especiales y los condimentos comerciales tampoco se permiten en esta dieta.

Alimentos permitidos

La base de la dieta paleo consiste en verduras, frutas y varias carnes magras, como el pollo, el pavo, la carne de vaca magra, el cerdo y el pescado. Puedes comer huevos, pero deben estar limitados a 6 por semana. Cuando los compres, debes optar por la variedad que está enriquecida con ácidos grasos omega 3. Las nueces y las semillas también están permitidas.

Consideraciones

Aunque los ancestros paleolíticos no tenían acceso a los refrescos dietéticos, al café, al té y las bebidas alcohólicas, tú las puedes beber con moderación mientras haces esta dieta. También puedes incluir algunos aceites, como el de oliva y canola. Sin embargo, debes limitar su consumo a 4 cucharadas por día, especialmente si la meta es perder peso.

Críticas

Aunque mucha gente defiende a la dieta paleo, algunos profesionales de la salud la evitan. Cada grupo de comidas ofrece diferentes clases de nutrientes, así que evitar un grupo elimina vitaminas y minerales, factores importantísimos en la dieta. A veces no es el alimento en sí, sino la variedad elegida que hace la diferencia. Por ejemplo, mucha gente elige los granos refinados, como la pasta blanca, el arroz blanco y los panes blancos, a los que les faltan muchos de los nutrientes importantes. Reemplazar a estos granos con opciones más sanas como pasta integral, arroz marrón y panes integrales, aumenta los valores nutricionales de tu dieta. Además, los granos se supone que tienen que complementar una comida no ser su base. En lugar de llenar tu plato con pasta y salsa, mantente dentro de una porción de 1/2 taza de pasta y llena a mitad de tu plato con verduras ricas en nutrientes. Se piensa que quitar de la dieta los productos lácteos que contienen calcio y vitamina D y los alimentos ricos en fibras, como las arvejas, puede ser malo para la salud en lugar de beneficioso.

¿Tú qué opinas?